domingo, 16 de octubre de 2011

Para los amantes de El Hobbit...



Leyendo a Tolkien...
A continuación, pondremos al alcance de los lectores del Blog un "apéndice"que aparece al final de la obra de Jorge Ferro, "Leyendo a Tolkien" . El texto completo sera presentado en 8 entregas. Sabemos que sera de mucho agrado para todos los tolkinianos que nos visitan. El mismo es una excelente lectura del Hobbit a la luz de la Fe Católica, de la cual Tolkien era un fecundo  profeso y heraldo. Por cierto recomendamos la lectura de este libro de modo completo para adentrarse en este maravilloso mundo.
 Sin más, dejamos la primer entrega para que se deleiten...

L.H.

_______________________________


(1) EL HOBBIT: EL VIAJE, UNA VEZ MÁS.




                
                    En El Hobbit, Tolkien reelaborará, una vez más, el recurrente tema del viaje, constante en la gran tradición literaria. Viaje iniciático, en efecto, en cuyo transcurso «muere» el "hombre viejo" (¿hobbit viejo?) para dar lugar al verdadero, al que no puede manifestarse ni alcanzar su perfecta estatura, sofocado por las diversas miserias que lo ahogan. Viaje que implica una auténtica liberación de las virtualidades del personaje, ocultas aun a sus propios ojos, aunque pugnen sordamente por hallar su cauce. Viaje, en fin, para decirlo en términos acordes con la fe cristiana del autor, que constituye una plena conversión.
                El viaje de Bilbo, como todos los grandes viajes literarios, es imagen de la vida del hombre. Instalado en su cómoda pequeñez, prisionero en sí mismo, el hobbit no podrá romper las cadenas de la mediocridad sin ayuda de afuera. Es así como irrumpe la Salvación -cuyo instrumento es el «mago» Gandalf- con exigencias impensables, desmesuradas, que hacen añicos la artificiosa construcción con que Bilbo intenta asfixiar su identidad profunda. Gandalf será el guía, el maestro -como el Mentor homérico-, el mediador entre la Providencia y el hobbit.
                Bilbo vive muellemente en medio de una aparente seguridad, y su relación con los demás está signada por una paz y una respetabilidad de igual modo aparentes. Se encuentra aferrado en el aquende, podría decirse. Se ha conformado con los criterios mundanos. A lo largo de su viaje, estos criterios se irán desprendiendo -no sin dolor, es obvio- para dar paso al Bilbo real, a la vez que su relación con el prójimo adquirirá una riqueza y hondura muy distantes de la epidérmica cortesía anterior.

(Continuará...)  

3 comentarios:

Valaf dijo...

Extraordinario.

Lector asíduo de las obras de Tolkien, desde mi más tierna infancia, redescubro su profundidad cada vez que las releo (y a mis 45 años, ya van unas cuantas). Mención especial al Silmarillion, cuya belleza intento transmitir a mis hijos. Y el Hobbit, una maravilla iniciática que revela, como muy bien dices, la profunda espiritualidad de Tolkien.

Espero las demás entregas.

Un saludo.

Leon Hispano dijo...

Valaf, gracias por las visitas a nuestro Blog... La obra de Tolkien es algo increible...
Esta invitado a participar en el blog, solo debe enviar el escrito por correo a nuestra dirección (sujeto a nuestra aprobación).
Pronto aparecerán las demas entregas.
Saludos!

MM dijo...

Buenisimo! soy fans de Tolkien y estoy tratando de coleccionar todas sus obras para que mis futuros hijitos puedan disfrutarlas.