martes, 23 de septiembre de 2008

El Epílogo de El Señor de los Anillos

"El Fin del Libro"
El "Epílogo" de El Señor de los Anillos, (También llamado "El fin del libro"), escrito por J.R.R. Tolkien, ha sido publicado en El fin de la Tercera Edad, la cuarta parte de la "Historia de El Señor de los Anillos", editada por Christopher Tolkien y publicado en España por Minotauro en 1997. Según nos cuenta Christopher Tolkien en este libro, su padre, en principio, no pretendía acabar El Señor de los Anillos con la famosa frase "Bueno, estoy de vuelta." En el manuscrito original, el texto continuaba sin interrupción con la parte conocida como el "Epílogo".
En este mismo libro (El fin de la Tercera Edad) y tras las dos versiones del epílogo, nos encontramos también una transcripción de un pasaje que se omitió en la Carta nº 131 y en el que J.R.R. Tolkien da un amplio resumen de lo que es El Señor de los Anillos. Tal y como podréis comprobar, en el momento de escribir esta carta, el autor aún mantenía la idea de acabar el libro con el Epílogo: "El `
Saneamiento de la Comarca`, que termina en la última y única batalla que se libro allí, ocupa un capítulo. Va seguida de una segunda primavera, una maravillosa restauración y aumento de la belleza, principalmente laborados por Sam (con la ayuda de los regalos que le hicieron en Lórien). Pero Frodo no puede ser curado. Se ha sacrificado por la preservación de La Comarca, llegando incluso a sacrificar su salud, y no tiene ánimos para disfrutarlo. Sam tiene que elegir entre el amor a su amo y a su esposa. Al final acompaña a Frodo en un último viaje. Por la noche en el bosque, donde Sam vio por primera vez a los Elfos en el viaje de ida, se encuetran con la cabalgata crepuscular procedente de Rivendel. Los Elfos y los Tres Anillos, y Gandalf (Guardián de la Tercera Edad) se dirigen a los Puertos Grises para partir en barco al Oeste y no volver jamás. Bilbo está con ellos. A Bilbo y a Frodo se les concede la gracia especial de ir con los Elfos que aman; un final artúrico, en el que, por supuesto, no se hace explícito si se trata de una `alegoría` de la muerte o de un modo de cura o restauración que conducirá al retorno. Cabalgan hasta los Puertos Grises y embarcan: Gandalf con el Anillo Rojo, Elrond (con el Azul) y la mayor parte de los componentes de su casa, y Galadriel de Lórien con el Anillo Blanco, y con ellos parten Bilbo y Frodo. Se insinúa que van a Eressëa. Pero Sam, triste, en el muelle de piedra, sólo ve la nave blanca que se aleja por el estuario gris y desaparece en el Oeste. Se queda mucho tiempo allí, inmóvil, escuchando los sonidos del Mar en las costas del Mundo. Luego cabalga de regreso a casa; su mujer le da la bienvenida a la luz del fuego con su primogénita, y él sólo dice: `Bueno, he vuelto`. Hay un breve epílogo en el que vemos a Sam entre sus hijos, un atisbo de amor por Elanor (el nombre élfico de una flor en Lórien) su hija mayor, quien por un extraño don posee el aspecto y la hermosura de una doncella élfica; en ella se resuelven y satisfacen todo su amor y añoranza por los Elfos. Está ocupado, complacido, ha sido el Alcalde de la Comarca muchas veces, y se esfuerza por acabar el Libro Rojo, que empezó Bilbo y casi terminó Frodo, en el que se registran todos los acontecimientos (narrados en El Hobbit y El Señor [de los Anillos]). Todo termina con Sam y su esposa de pie en el exterior de Bolsón Cerrado, mientras los niños duermen, mirando las estrellas en el fresco cielo primaveral. Sam habla a su esposa de su felicidad y satisfacción, y entra en la casa, pero al cerrar la puerta oye el suspiro del Mar en las costas del Mundo."Sin embargo, según nos cuenta Christopher Tolkien, otros lo convencieron para que omitiera el Epílogo de El Señor de los Anillos, lo que podemos comprobar en la carta nº 144: "Los niños hobbits eran deliciosos, pero me temo que los únicos atisbos que hay de ellos en este libro se encuentran en el principio del vol. I. Un epílogo que procura aún otro atisbo (aunque de una familia más bien excepcional) ha sido tan universalmente condenado, que no lo incluiré. Uno debe detenerse en algún sitio. Pero, tal y como dice Christopher Tolkien, J.R.R. Tolkien aceptó y lamentó esta decisión, pues el 24 de octubre de 1955, pocos días después de ser publicado El Retorno del Rey, escribió lo siguiente en la carta nº 173: "Todavía siento que el cuadro no está completo sin algo acerca de Samsagaz y Elanor, pero no pude encontrar nada que no hubiera destruido el final, salvo las sugerencias (quizá suficientes) en los Apéndices."
De esta manera, nos encontramos con que el Epílogo finalmente no se incluyó en El Retorno del Rey, pero gracias a la estupenda labor de recopilación, estudio y de edición de Christopher Tolkien, al menos ha llegado hasta nosotros.
A continuación os ofrecemos la primera versión de este "Epílogo", que se encontraba en el manuscrito original de J.R.R. Tolkien:
Primera Versión del Epilogo.
Y una noche de marzo el Maese Samsagaz Gamyi descansaba junto al fuego de la chimenea de su estudio, y los niños estaban reunidos en torno a él, algo que no era raro, pero que siempre indicaba una ocasión especial.Había estado leyendo en voz alta (como acostumbraba) de un gran Libro Rojo apoyado en un atril, y en una banqueta a su lado se sentaba Elanor, una hermosa niña que tenía la piel más blanca y era más esbelta que la mayoría de las muchachas hobbits y que ya había entrado en la adolescencia; y sobre la alfombra estaba Frodo, que a pesar de su nombre era una copia exacta de Sam, y Rosa, Merry y Pippin estaban sentados en sillas demasiado grandes para ellos. Rizos de Oro se había ido a la cama, pues en la predicción de Frodo había habido un ligero error y Rizos de Oro nació después de Pippin, y sólo tenía cinco años y el Libro Rojo todavía era demasiado para ella. Pero no era la última del linaje, ya que parecía probable que Sam y Rosita rivalizaran con el viejo Gerontius Tuk en el número de hijos y lo superaran igual que Bilbo lo había superado en edad. Estaba el pequeño Ham, y Margarita en la cuna.
- Bueno, querida –dijo Sam-, crecía allí antes, porque yo la vi con mis propios ojos.-¿Sigue creciendo todavía, papi?-No veo por qué no, Eli. No he vuelto a viajar más, como bien sabéis, porque tenía que ocuparme de vosotros... la gentuza de siempre, habría dicho el viejo
Saruman. Pero el señor Merry y el señor Pippin han estado en el sur más de una vez, porque ahora son un poco de allí también.-¿Y verdad que se han hecho muy grandes? –preguntó Merry-. Me gustaría hacerme tan grande como el señor Meriadoc de Los Gamos. Es el hobbit más grande que jamás existió: más grande que Bandobras.-No más grande que el señor Peregrin de Alforzada –dijo Pippin- y tiene el pelo casi dorado. ¿Es el Príncipe Peregrin en la Ciudad de Piedra, papá?- Bueno, él nunca ha dicho eso –repuso Sam-, pero sí sé que está muy bien considerado. Y ahora ¿por dónde íbamos?-Por ningún lado –dijo el joven Frodo-. Quiero oír otra vez lo de Araña. Las partes que más me gustan son cuando apareces tú, papá.-Pero, papá, estabas hablando de Lórien –dijo Elanor-, y de si mi flor aún crece allí.-Supongo que sí, querida Eli. Como iba diciendo, el señor Merry dice que aunque la Dama se ha ido los Elfos aún viven allí.-¿Cuándo podré ir a verla? Quiero ver Elfos, papá, y quiero ver mi propia flor.-Si miras en un espejo verás una más hermosa –dijo Sam-, aunque no debería decírtelo, porque muy pronto lo averiguarás tú misma.-Pero no es lo mismo. Quiero ver la colina verde y las flores blancas y doradas y oír cantar a los Elfos.-Entonces puede que lo hagas algún día –indicó Sam-. Yo decía l mismo cuando tenía tu edad, y mucho después, y no pareció haber ninguna esperanza, y sin embargo lo hice.-Pero los Elfos todavía siguen partiendo en sus barcos ¿no?, y pronto no quedará ninguno, ¿verdad, papá? –preguntó Rosa-. Y luego sólo serán lugares, muy hermosos, pero, pero...-¿Pero qué, Rosita?-Pero no como en las historias.-Bueno, sería asís si se marcharan todos –dijo Sam-. Pero me han contado que ya no se hacen a la mar. El Anillo ha abandonado los Puertos, y aquellos que decidieron quedarse cuando el Señor Elrond partió siguen aquí. Y por eso habrá Elfos para mucho, mucho tiempo.-Pero pienso que fue muy triste que el Señor Elrond sé fuera de Rivendel y la Dama se fuera de Lórien –dijo Elanor-. ¿Qué le pasó a Celeborn? ¿Está muy triste?-Supongo que sí, querida. Los Elfos son tristes; y eso es lo que los hace tan hermosos, y la razón por la que no podemos verlos mucho. Él vive en su propia tierra como siempre ha vivido –dijo Sam-. Lórien es su tierra, y ama los árboles.-Nadie más en el mundo tiene un Mallorn como nosotros, ¿verdad? –dijo Merry- Sólo nosotros y el señor Celeborn.-Eso creo –repuso Sam. Secretamente era uno de los mayores orgullos de su vida-. Bueno, Celeborn vive entre los Árboles, y es feliz a su manera élfica, no lo dudo. Los Elfos pueden permitirse el lujo de esperar. Su hora aún no ha llegado. La Dama llegó a su tierra y ahora se ha marchado; y él aún tiene la tierra. Cuando se canse de ella podrá dejarla. Lo mismo sucede con Legolas, llegó con su pueblo y viven en la tierra del otro lado del río, el Ithilien, si se puede decir así, y la han hecho muy hermosa, según el señor Pippin. Pero algún día se irá al Mar, no lo dudo. Pero no mientras Gimli esté con vida.-¿Qué le ha pasado a Gimli? –preguntó el joven Frodo-. Me gustaba. Por favor, ¿podré tener pronto un hacha, papá? ¿Queda algún orco?-Supongo que sí, si sabes dónde buscarlos –contestó Sam-. Pero no en la Comarca, y no tendrás un hacha para cortar cabezas, Frodo. Nosotros no las fabricamos. Pero Gimli, fue a trabajar para el Rey en la Ciudad, y él y su pueblo trabajaron tano tiempo que se acostumbraron y se sintieron orgullosos de su obra, y al final se instalaron en las montañas, lejos, al oeste, detrás de la ciudad, y aún siguen allí. Y Gimli va algún que otro año a ver las Cavernas Centelleantes.-¿Y va Legolas a ver a Bárbol? –preguntó Elanor.-No lo sé, querida –dijo Sam-. No he oído de nadie que haya visto a un Ent desde aquellos días. Si el señor Merry o el señor Pippin han visto alguno lo mantienen en secreto. Los Ents son muy cerrados.-¿Y nunca encontraron a las Ent-mujeres?-Bueno, nosotros no hemos viso a ninguna aquí, ¿verdad? –dijo Sam.-No –repuso Rosita-, pero yo las busco siempre que estoy en el bosque. Me gustaría que encontraran a las Ent-mujeres.-A mí también –dijo Sam-, pero me temo que ese es un antiguo problema, demasiado antiguo y profundo como para que lo pueda solucionar gente como nosotros, querida. Ya basta de preguntas por esa noche, por lo menos hasta después de la cena.-Pero eso no es justo –dijeron al unísono Merry y Pippin, que aún no habían llegado a los diez años -. Tendremos que irnos directamente a la cama.-No me habléis de esa manera –dijo Sam con severidad-. Si no es justo que Eli y Fro se queden despiertos después de cenar no es justo que ellos hayan nacido antes, y no es justo que yo sea vuestro padre y no vosotros el mío. Así que basta de eso, domad vuestro turno cuando os llegue la hora, o se lo contaré al Rey.Ya habían oído esa amenaza, pero algo en la voz de Sam la hizo parecer más seria en esta ocasión.-¿Cuándo verás al Rey? –preguntó el joven Frodo.-Más pronto de lo que piensas –repuso Sam-. Bueno, seamos justos ahora. Os contaré a todos, a los que os podéis quedar despiertos y a los que tenéis que iros a la cama, un gran secreto. Pero no os pongáis a murmurar y a despertar a los más jóvenes. Guardadlo hasta mañana.Un silencio expectante se apoderó de todos los niños: lo miraron como los niños hobbits de otros tiempos miraban al mago Gandalf.-El Rey vendrá aquí –anunció Sam con solemnidad.-¡Vendrá a Bolsón Cerrado! –exclamaron los niños.-No –dijo Sam-. Pero vendrá al norte. No vendrá a la Comarca porque ha dado órdenes de que nadie de la Gente Grande entre en esta tierra de nuevo después de aquellos Rufianes; y él no lo hará para demostrar que habla en serio. Pero llegará hasta el Puente. Y ... –Sam hizo una pausa-. Ha enviado una invitación muy especial para cada uno de vosotros. ¡Sí con vuestro nombre!Sam se dirigió a un cajo y sacó un pergamino grande. Era negro y estaba escrito en letras de plata.-¿Cuándo llegó, papá? –preguntó Merry.-Llegó con el correo de la Cuaderna del Sur hace tres días [escrito arriba: el miércoles] –dijo Elanor-. Yo lo vi. Venía envuelto en seda y cerrado en grandes sellos.-Así es, mis ojos brillantes –dijo Sam-. Y ahora mirad.- Lo desenrolló-. Está escrito en élfico y en el Lenguaje Llano. Y pone: Elessar Aragorn Arathornsson el Rey Piedra de Elfo de Gondor y Señor de las Tierras del Oeste se acercará al Puente del Baranduin el primer día de la Primavera, o según el Calendario de la Comarca el próximo veinticinco de marzo, y allí desea saludar a todos sus amigos. En especial desea ver a Maese Samsagaz, Alcalde de la Comarca, y a Rosa su esposa, y a Elanor, Rosa, Rizos de Oro y Margarita, sus hijas; y a Frodo, Merry, Pippin y Hamfast, sus hijos. Ahí lo tenéis, están todos vuestros nombres.-Pero no son los mismos en las dos listas –dijo Elanor, que sabía leer.-Ah –dijo Sam-, es porque la primera lista está en élfico. Tú apareces igual en las dos, Eli, porque tu nombre es élfico; pero Frodo es Iorhail, y Rosa es Beril, y Merry es Riben [> R..el > Gelir], y Pippin es Cordof, y Rizos de Oro es Glorfinniel, y Hamfast es Marthanc y Margarita es Arien. Ahora ya lo sabéis.-Es fantástico –dijo Frodo-, ahora todos tenemos nombres élficos, pero, ¿cuál es el tuyo, papá?-Bueno, es un poco peculiar –dijo Sam-, porque en la parte élfica, si queréis saberlo, lo que pone el Rey es Maese Perhail que debería ser llamado Lanhail, y creo que significa “Samsagaz o Medio-sagaz que debería ser llamado Simplemente-sagaz”. Sí que ahora que sabéis lo que piensa el Rey de vuestro padre quizá prestéis más atención a lo que diga.-Y hacerle muchas más preguntas –dijo Frodo.-¿Cuándo es 25 de marzo? –preguntó Pippin, que no acababa de entender las medidas de tiempo mas grandes que un día-. ¿Es pronto?-Una semana a partir de hoy –dijo Elanor-. ¿Cuándo partiremos?-¿Y qué nos pondremos? –dijo Rosa.-Ah –dijo Sam-. Eso lo dirá la señora Rosa. Pero os sorprenderéis, queridos míos. Hace mucho que recibimos noticias del evento y nos hemos preparado para el día. Iréis vestidos con las ropas más hermosas que hayáis visto nunca, y marcharemos en un carruaje. Y si os portáis bien y estáis tan adorables como ahora, no me sorprendería que el Rey nos invitara a ir a su casa del Lago. Y allí estará la Reina.-¿y nos quedaremos levantados hasta la cena? –preguntó Rosa, para quien la proximidad de la promoción la convertía en una preocupación constante.-Nos quedaremos semanas, por lo menos hasta la cosecha del heno –dijo Sam-. Y haremos lo que el Rey diga. Pero en cuanto a quedarse despiertos hasta la cena, sin duda la Reina tendrá algo que decir al respecto. Y si ahora no tenéis suficiente para murmurar durante horas y para soñar hasta que salga el sol, entonces no sé qué más os puedo contar.
Las estrellas brillaban en un cielo despejado: era el primer día claro y luminoso de la temporada que llegaba cada año a la Comarca a finales de marzo, y que cada año era bienvenida y alabada como algo sorprendente para esa época del año.Todos los niños se hallaban en la cama. Las luces aún resplandecían débilmente en
Hobbiton y en muchas casas desperdigadas en la campiña oscura. Sam estaba en la puerta y miraba hacia el este. Acercó a la Señora Rosa y la sostuvo a su lado.-18 [> 25] de marzo –dijo-. Este día hace diecisiete años, esposa mía, creí que nunca volvería a verte. Pero no perdí la esperanza.-[Y yo nunca albergué ninguna, Sam –dijo ella-, hasta aquel mismo día; entonces, de pronto, me sentía esperanzada. A media mañana empecé a cantar, y mi padre dijo: “Silencia, muchacha, o vendrán los Rufianes”, y yo le dije: “Que vengan. Su tiempo acaba. Mi Sam vuelve.” Y volvió.]-Volví- dijo Sam –al lugar más amado del mundo. Entonces estaba partido en dos, pero ahora ya estoy entero. Y todo lo que tengo, y todo lo que he tenido aún lo tengo.Entraron en la casa y cerraron la puerta. Pero el mismo tiempo Sam oyó de pronto el suspiro y el murmullo del mar sobre las costas de la Tierra Media.

1 comentario:

Dulce Gomez dijo...

Muy interesante, no me imaginaba esto, no sabía que había querido terminar la historia de forma diferente, yo vi en hbo go las películas y creo que lo que más me gusta es los personajes, me gustan los Ents que salen en Las Dos Torres y todos lo que van apareciendo, es lo mejor de su obra.